Inicio 
 
 Artículos de interés
 Actualidades
 Alternativas para el Desarrollo
 Editoriales
 Mercados
 Panorama
 Plagas y enfermedades
 
 Bases de datos
 
 Biotecnología agrícola y soya GM
 
 Boletín Oleaginosas en Cadena
 
 Comites Estatales
 
 Comité Nacional
 
 Eventos del sector y de la cadena
 
 Guías para productores
 
 Legislación
 
 Ligas a otros sitios
 
 Oleaginosas que se promueven
 
 Pro Oleaginosas 2014-SAGARPA
 
 Programa Nacional 2007-2012
 
 Servicios
Buscar

Última actualización: Oct 24th, 2016 - 15:55:35


Innovación para un mejor uso del agua en la agricultura
Marco Antonio Cabello Villarreal, FIRA
Mar 31, 2016, 16:01

Enviar por e-mail
 Versión para Imprimir


La innovación, de acuerdo con la OCDE, es la introducción de un nuevo, o significativamente mejorado, producto (bien o servicio), de un proceso, de un nuevo método de comercialización o de un nuevo método organizativo, en las prácticas internas de la empresa, la organización del lugar de trabajo o las relaciones exteriores.

En este sentido, ante los retos que representa mejorar el uso del agua en la agricultura, es necesario enfocar nuestra atención en cómo aceleramos la inversión en las redes de canales y a nivel parcelario con la tecnificación del riego.

Considerando que el riego por goteo tiene más de 40 años en la agricultura, su adopción ha sido lenta, algo similar ha pasado con el riego por aspersión; en este sentido, donde podemos innovar es a través de la capacitación, la asistencia técnica y el financiamiento.

Los productores tienen un papel fundamental al invertir y ejecutar los proyectos de adopción del riego tecnificado. De tal forma que, a partir de la identificación de los problemas como la baja productividad en la agricultura y el uso ineficiente del agua de riego, se define el alcance del proyecto con sus objetivos y metas, las acciones y los responsables de su cumplimiento, quién debe capacitar, quién debe otorgar la asistencia técnica, en dónde o cómo conseguir el financiamiento u otra fuente de recursos, entre otros.

Un esquema de negocios exitoso debe contar con una estructura técnica que lleve de la mano el proyecto de adopción de la tecnificación del riego, pasando por la gestión del diseño del sistema de riego, presupuesto, análisis o evaluación paramétrica, análisis de las fuentes de recursos, integración de expedientes tanto para el financiamiento como para gestionar posibles apoyos, conseguir el financiamiento y la ejecución y operación de los sistemas de riego.

Los participantes del esquema son productores organizados o, en lo individual, gestores de innovación, técnicos o prestadores de servicios de asistencia técnica, proveedores de sistemas de riego, bancos o intermediarios financieros no bancarios, la Sagarpa, FIRA, universidades, empresas agroindustriales que demandan los productos de la agricultura, entre otros.

Para hacer una sinergia de todos los participantes, se deben definir actividades, responsables, entregables y, algo fundamental en todo este proceso, establecer indicadores de medición para evaluar el impacto de la adopción en la tecnificación del riego, tales como la productividad del agua, rendimiento unitario, disminución de costos, volumen de agua ahorrado, etc.

En el caso de los productores, es importante que conozcan los casos de éxito de otros productores y a organizaciones líderes que compartan la visión de mejorar el uso del agua, incrementar la productividad en la agricultura y contribuir a la seguridad alimentaria, de tal forma que se desarrollen proyectos de áreas compactas para atender las demandas del mercado.

Los técnicos para la capacitación, gestoría y asistencia técnica son pieza fundamental al vincular la investigación con los productores, facilitadores y gestores del cambio con el fin de acceder a las fuentes de recursos; es por ello que, previo a la implementación de un esquema de negocio, se deben identificar o formar estos cuadros técnicos.



Las empresas agroindustriales cuando se suman al desarrollo de proveedores (productores), vía agricultura por contrato, esquemas de retención u otros, fortalecen los mecanismos de producción primaria y transformación de productos que demanda el consumidor, dando certeza principalmente a los que otorgan financiamiento.

Otros actores que pueden coadyuvar para acelerar la adopción de la tecnología son las universidades y/o centros de investigación, aportando investigaciones transformadas en conocimiento, como el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA), el Colegio de Postgraduados, el INIFAP, el CIMMYT, la Universidad Autónoma Chapingo y la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro; además, éstas contribuyen con capacitación de técnicos para una adecuada asistencia.

Los proveedores de los sistemas de riego son parte del cambio tecnológico mediante la creación de diseños y productos a la medida de dichos productores, cumpliendo con los estándares que marcan las distintas normas mexicanas vigentes, además de procurar un servicio posventa.

En materia de fuentes de recursos, por ejemplo, si se opta por financiamiento y apoyos a la inversión, como los que tiene disponibles la Sagarpa, es necesario integrar el expediente de crédito y de apoyo; para el primero, y dependiendo de la fuente financiera, se debe integrar con solicitud de crédito, consulta del buró de crédito, información de su situación financiera, RFC, evaluación paramétrica, presupuesto de inversión, copia de la concesión del agua —en el caso de las personas morales—, acta constitutiva y sus modificaciones, poder del representante legal, entre otros.



Actualmente, después de más de 5 años de experiencia, algunos bancos y no bancos tienen productos o esquemas autorizados que hacen ágil el dictamen del crédito, aplicando análisis paramétricos que incluyen tasa fija, plazos normalmente de 5 años y periodos de pago de acuerdo con la capacidad de pago del proyecto. Para más información, se puede acudir a las más de 100 oficinas de representación de FIRA en México, los contactos están disponibles en el portal: www.fira.gob.mx.

En el caso del expediente para el apoyo a la inversión, éste debe cumplir con la elegibilidad que señalan las reglas de operación de Sagarpa 2016, siendo las más relevantes el documento vigente, debidamente expedido por Conagua, que acredite la concesión de uso del agua o la constancia del servicio de agua vigente, emitido por la autoridad legalmente constituida, que acredite el volumen de agua a utilizar en el proyecto; el documento que acredite la legal propiedad o posesión de la tierra; entre otros. Para mayor detalle sobre la documentación requerida, están disponibles las páginas web de FIRA y Sagarpa: www.fira.gob.mx y www.gob.mx/sagarpa.mx

En resumen, cada uno de los participantes indicados con anterioridad podemos aportar ideas para innovar y contribuir en el uso eficiente y sostenible del agua.


© Copyright 2005 - Sistema Nacional Sistema Producto - Oleaginosas

Subir

Artículos relevantes
Alternativas para el Desarrollo
México busca proveedores de granos y oleaginosas de Sudamérica hasta Asia
Busca UAT incrementar la producción de girasol
Soya con súper capacidad de fijación de nitrógeno produce un mayor rendimiento con menos fertilizante
México y Argentina prueban plantas de canola para aumentar producción de aceite
Innovación para un mejor uso del agua en la agricultura
Ventajas competitivas de los biofertilizantes en la agricultura
‘Ilumina’ aceite al girasol
Creará SAGARPA Sistema Nacional de Semillas
Toma de muestras para análisis de suelos ¿Cómo hacerla?
La soya tolera mejor los excesos de agua

Intranet: Correo | Administración | Estadísticas